Foto:EFE

Francisco Maturana llegó a la dirección técnica del Once Caldas y  tendrá la oportunidad de dirigir al ‘Blanco’ por segunda vez en sus 68 años de vida.

Pero la historia va más allá de clasificaciones a mundiales, títulos de Copa LIbertadores, Copa América e infinidad de distinciones del chocoano, que hoy parece decidido a ponerse la camisa de héroe y recuperar el nombre de un equipo que lentamente ha perdido la identidad y el respeto.

Antes de ser entrenador, ‘Pacho’ Maturana le puso punto final a su carrera como jugador de fútbol, en la que se desempeñó como defensor central, retirándose en 1982 a sus 33 años jugando para el Deportes Tolima. Posterior a ello, se trasladó a Medellín a ejercer su profesión de odontólogo. Estando en territorio paisa, fue motivado a ser técnico y su primer reto fueron las divisiones inferiores del Atlético Nacional.

Estando allí, fue contactado por el presidente del Cristal Caldas de la época (1986), Carlos Fernando Giraldo Ángel, quien le propone hacer parte del equipo profesional, después de una crisis deportiva del club.

Ese año, el ‘Blanco’ tuvo tres entrenadores distintos: el argentino, Alberto Tardivo (ex jugador caldista), el cual salió por palabras desobligantes a los dirigentes de aquél entonces, también estuvo otro ex jugador, Hernando Piñeros, quien duró apenas 10 días en el banquillo del Cristal y finalmente, Francisco Maturana con la teoría de ‘Los Puros Criollos’ y su primera experiencia como técnico de un equipo en propiedad.

Además, con Tardivo se fueron los extranjeros del club: Gustavo Crenko, Carlos E. Prono, Ómar Defelipe y Marcelo Aldape, lo que facilitó la implementación de la ideología de Maturana.

Con vicisitudes y malos resultados que no faltaron, aquel Cristal Caldas logró la clasificación al Octogonal Final de la mano de ‘Pacho’, clasificando en el último lugar y en la fecha final: debía vencer al Bucaramanga en Manizales y esperar que Santa Fe perdiera en Ibagué para lograr el objetivo; finalmente se dio y el equipo complementó el grupo de finalistas junto al América, Millonarios, Cali, Medellín, Junior, Quindío y Nacional.

Más allá del último lugar en la fase final, aquella escuadra fue recordada por ser el primer grupo de solo jugadores nacionales en clasificar a un Octogonal Final. Después de aquella campaña, se oficializó el traspaso de Maturana al Atlético Nacional, equipo que contó con gran cantidad de jugadores de aquel Cristal Caldas y que luego consiguió los logros que ya todos conocemos.

NÓMINA DE ‘LOS PUROS CRIOLLOS’ DE MATURANA EN EL CRISTAL

James Mina Camacho; William Conde, Manuel Rincón, Alonso Palacios y Carlos Peláez; Ricardo ‘Chicho’ Pérez, Alonso ‘Pocillo’ López, Alexis García; Jimmi Arango, Rubén Darío Hernández y Janio Cabezas.

El año 1986 también se recuerda por la conmemoración de los 50 años del estadio Palogrande, antes Fernando Londoño

Por Cristian Hernández

En twitter: @cristianhm24

 

 

 

 

 

 

 

Comentar

Comentarios