Foto: Espn

Es lo que nos preguntamos seguido cuando vemos al equipo ganar partidos importantes como contra Nacional y Santa fe, pero lo vemos perder en casa con Patriotas y visitando a Águilas Doradas.
Algunos dirán y con mucha razón que así es el fútbol Colombiano, una irregularidad marcada donde le puedes ganar al primero y perder con el último, y tienen toda la razón y comparto ese argumento, hay muy pocos equipos que se mantienen con regularidad en la competencia, pero con el caso del Once Caldas quisimos ir más allá y explorar el por qué algunas veces el equipo golea y en otros partidos aburre.
El Once Caldas necesita jugar con un 10
Una de las conclusiones que sacamos es la necesidad de jugar siempre con un volante 10, quien sea el eje del ataque blanco.
Desde la llegada de Javier Torrente trató de imponer un estilo de juego “moderno” donde no se use el enganche, jugando con un volante defensivo y 2 mixtos por delante, y más adelantados un 9 y dos extremo, dejando la zona de creación sin un referente, lo que intenta es que los volantes mixtos lleguen a llenar esos los espacios a la vez que ayudan en defensa, que sean los volantes de primera línea los que generen el fútbol ofensivo como es muy común en el fútbol europeo, donde jugadores como Lampard, Pirlo, Gerrard llegan a posición de gol y son los que manejan los hilos del equipo tanto atrás como adelante.
Torrente en los primeros partidos cuando tenía a Daniel Hernández no lo usaba de 10, lo usaba como extremo por derecha, si recuerdan bien en los partidos amistosos contra el Pereira, Hernández si tiro siempre a la banda, donde no peso en el partido, en aquellos partidos el Blanco sufrió mucho para generar peligro, principalmente en los primeros tiempos, pero en el segundo cambiaba la formula y metía a Gustavo Culma de 10 y en esos segundos tiempo fue donde se hicieron los goles, José Moreno de cabeza en Manizales y los 3 goles ante el Pereira en el Hernán Ramírez Villegas.
Modelo 4-1-2-3
Con este modelo se cumple 1 de los dos objetivos, se consolida el medio campo con una excelente labor defensiva, pero se descuida el ataque y se generan muy pocas opciones de gol adelante, si bien el fútbol es un equilibrio tanto en ataque como en defensa, el objetivo es hacer más goles que el rival, el espectáculo (independiente del resultado) del fútbol vive de goles no de ceros a ceros y lo digo porque de 13 partidos el Once Caldas ha empato 6 partidos y de los cuales 4 han sido cero a cero.

Pero los mejores momentos del Once Caldas son cuando precisamente juega con un enganche, los mejores partidos que he visto este semestre, contra Pereira de visita y el Huila, se jugó con un 10 Culma y Pérez respectivamente, el fútbol era fluido en arriba.
Este es uno de los modelos de juego que le gusta a nuestro técnico, y eso lo vivimos en los dos partidos anteriores ante Águilas y Tolima, partidos aburridos sin muchas opciones en los arcos, falta de un eslabón que engrane la excelente labor defensiva con el peligro generado adelante.
Pero bueno me preguntarán porque se le ganó a Nacional, Santa Fé y Chico, si bien se cumplió una excelente labor defensiva en esos tres partidos con el modulo 4-1-2-3, pues se detectaron dos factores, el primero Marlon Piedrahita que desbordó las expectativas cubriendo toda la cancha y llegando a posición de gol, segundo al Once Caldas le favorece que lo ataque, es un equipo hecho para defender, aquí pasamos a nuestra segunda variable de análisis.
El Once Caldas necesita un equipo para defender no para atacar.

Desde que empezó el torneo nos hemos dedicado a exaltar la excelente labor defensiva del equipo, el excelente orden mostrado inicialmente con  Medellín y Junior de Barranquilla, un equipo ordenado que fundamente su estilo de juego atrás, algo que no teníamos con Flabio Torres, pero el Once Caldas como equipo grande, goza de un gran respeto por parte de sus rivales, los cuales toman muchas precauciones cuando enfrentan al Blanco, lo que hace ver partidos cerrados e incomodos para el hincha con muy pocas opciones de gol y ahí entra la falencia del equipo Blanco, cuando se juega sin un creador con equipos que juegan a defenderse.

Para ejemplificar mejor, tomamos los partidos contra Nacional y Santa Fe, son dos equipos creados para atacar, donde el Once Caldas si bien no sufrió mucho, pero que si sacó estrella a Henao en Medellín, se vieron las virtudes del modelo de juego de Torrente, donde cierra muy bien la defensa y sacrifica la posesión del balón para darle despliegue rápido adelante, lo que ocurrió con los anteriores equipos que lanzados al ataque dejan muchos espacios atrás que son aprovechados por los veloces y talentosos jugadores Blancos, en líneas generales estas son para nosotros dos de las muchas variables del por qué el Once Caldas a veces gusta y otras aburre.

En mi concepto personal prefiero ver un fútbol enfocado a crear opciones de gol, ya que estos son la verdadera alegría del fútbol, ver partidos abiertos donde los rivales siempre busquen el arco contrario con argumentos, donde la creatividad sea el eje del fútbol, por eso en mi opinión considero que el Blanco debe jugar con un 10 definido ya sea Patricio o  Gustavo Culma o el que él técnico considere mejor para esa labor, ya que lo que va corrido de la Liga está demostrado que las mejores versiones del equipo las hemos visto cuando se juega con un 10.

Como siempre en nuestros artículos de opinión estamos abiertos a sus opiniones siempre y cuando estén enmarcadas en el respeto, queremos leer sus comentarios sobre este artículo ya que nos ayudan a enriquecer los conceptos de este medio de comunicación.

Lee También: César Arias sufrió rotura de ligamento cruzado y estará 6 meses por fuera.
 El Once Caldas no pudo contra la suplencia del Tolima.
Once Caldas recibe al Tolima con Torrente desde la raya 
Torrente ” Vamos por Dayro en diciembre”

No olvides descargar nuestra App para Android y lleva tu pasión a todos lados.

              
Síguenos en nuestras redes sociales:
Facebook Casa Blanca OC
Twitter Casa Blanca OC
Instagram Casa Blanca OC

 

Comentar

Comentarios