Foto: nuestrosdeportes.com / Casa Blanca OC

El Once Caldas llegó a Barranquilla con la ilusión de seguir en carrera en la Copa Águila y terminó encajando una goleada a manos de un equipo alterno del Junior de Barranquilla, que demostró tener una nómina bastante completa, mientras los de Manizales volvieron a fallar en la terminación y pagaron caro los fallos.

Lo anterior, porque al igual que en Cali, los visitantes tuvieron el balón y por pasajes encontraron la profundidad sin poder terminar dichas acciones, de las cuales el principal protagonista fue Johan Arango, entrando por las bandas como un segundo atacante, exigiendo al Uruguayo Sebastián Viera que se vio protagonista en el comienzo.

Sin embargo y ante la ineficacia en ataque, al 32’, Roberto Ovelar puso el primero del partido con un golpe de cabeza, igual que en Manizales, entrando solo entre los centrales del blanco, antecedido por un centro desde la banda derecha, ante la pasividad del Alcatraz y Julián Guillermo.

Foto: nuestrosdeportes.com / Casa Blanca OC
Foto: nuestrosdeportes.com / Casa Blanca OC

En adelante, el equipo se cayó y terminó salvándose del segundo, nuevamente mostrando falencias en la banda derecha y finalizando la primera etapa con una gran atajada de Cuadrado. Al iniciar el complemento, Maturana salió con un planteamiento más ofensivo, cambiando la línea de 3 volantes de recuperación que puso al inicio, sacando a Julián Guillermo y Harrison Henao ( ambos amonestados) por Cañaveral y Hansel Zapata, para regresar al 4 – 2 – 3 – 1.

Pero poco duró esa idea ofensiva; en el primer acercamiento del Junior a los 2 del complemento, el ‘Tiburón’ marcó el segundo, una vez más con la pasividad de marca en el sector derecho, donde Escalante paso sin problemas entre Cañaveral y Alcatraz, salvó Cuadrado y en el rebote Jarlan Barrera no perdonó. 13 minutos después, el mismo Jarlan lideró el ataque y filtró el balón para que David Murillo sentenciara el juego. A diferencia de los 2 primeros, la jugada se dio por la banda izquierda de L. Murillo, que no fue respaldado por el cierre de Monsalve.

Con el juego sentenciado, el partido fue de trámite, con un Once Caldas que se pudo acercar con tiros de esquina y cobros libres, que ni Alcatraz, Arango y Ortega finalizaron. Al término del juego, un 4 a 0 global para los de Barranquilla, sembrando un ambiente de preocupación en torno al equipo de Pacho, que finalizó la jornada asumiendo su responsabilidad “Como técnico yo soy el único responsable del resultado, individualmente le diré a cada uno que pasó, no como reclamo sino como enseñanza” puntualizó.

Comentar

Comentarios