Foto: Futbolete

Nicolás Gallo Barragán del colegio de árbitros de Caldas, fue nombrado recientemente como árbitro FIFA, distinción que estaba esperando desde hace un par de años y que apenas se dio ahora. Casa Blanca habló con él y nos contó las expectativas en este nuevo reto de su carrera…

“Estoy muy contento; siento que el sacrificio, el trabajo y la disciplina ha sido la mejor y se ve reflejado con este nombramiento que me hace La Comisión Arbitral y la Federación Colombiana de Fútbol”, manifestó el juez de 31 años.

Gallo es consciente que el actual semestre no empezó de la mejor manera, pues en el partido de la primera fecha entre Medellín y Millonarios, dejó de pitarle una pena máxima clara al equipo bogotano, por mano de Andrés Mosquera en el área, y eso le significó al central estar por fuera de las designaciones durante aproximadamente 2 meses.

“Es verdad, tuve una desafortunada jugada en ese compromiso, donde no se tomó una buena decisión, pero los árbitros convivimos con el error y es saber aprender de ellos para mejorar, señaló Gallo, quien asegura que haber pitado 5 finales consecutivas: dos de Liga Águila, dos de Superliga y una del Torneo de ascenso, “han ratificado la decisión de estar en el panel FIFA”.

También es consciente que Wilmar Roldán está un escalón por encima de todos, pues su experiencia y reconocimiento así lo demuestran: “Sin duda es el referente, es la persona a seguir por su trayectoria y a eso le estamos apuntando. Él tiene mucha competencia, lleva muchos años siendo árbitro internacional y nosotros apenas estamos empezando, esto es de paso a paso para poder llegar hasta donde está él”, aseguró

Nicolás Gallo es árbitro profesional desde el 2011, aunque ya lleva cerca de 13 años dirigiendo; acumula 90 partidos en primera división y alrededor de 120 entre Copa y Torneo Águila.

Su nueva distinción había tenido ‘piedras en el zapato’, opositores que no veían con buenos ojos su nombramiento. El tiempo de Dios es perfecto, todo fueron experiencias, siento que no se ha perdido nada“, dijo.

Es tolimense, pero se siente caldense: “Yo nací en Ibagué, pero desde los 5 años me radiqué en Manizales y me siento de acá, aunque también me identifico con el municipio de Villamaría, que me ha acogido muy bien; soy de Caldas porque le debo mi profesión”, confesó.

Sueña, como todos, dirigir un campeonato del mundo: “Desde el primero de enero del 2018 empieza a regir la escarapela FIFA y ya toca esperar qué torneos internacionales se vienen, obviamente creo que esto es ir escalando y ojalá en algún momento dirigir un Mundial que es lo que todos buscamos“, concluyó. 

Comentar

Comentarios