“Las deudas son aquellas únicas cosas que nos hacen acordarnos de nuestros amigos”.

Despertar y enfrentarse a la realidad de este 22 de diciembre hace de ésta una fecha aciaga y gris para miles de hinchas del Once Caldas, hoy se cumplen 10 años de aquel episodio infortunado en que la maldita delincuencia común de una sociedad corrompida, le cambió de manera abrupta el rumbo a la vida del profe Luis Fernando Montoya Soto y a su familia.

Hoy de manera paradójica los aficionados del club cargamos con la zozobra incomprendida de un reconocimiento del que el Once Caldas “nuestro equipo del alma” nos convirtió en deudores de manera indirecta y nos endosó una cuenta por pagar de la que estamos maniatados, porque quiérase o no, ellos, los dueños de la época a lo mejor motivados por la exposición social de la tragedia, salieron al paso para señalar que el equipo y la ciudad estaban a disposición del Campeón de la Vida y que le prometían un partido amistoso como homenaje del club y de la hinchada a su labor y en pro de su recuperación, una agonía que ya se prolonga hoy a 3.650 días.

Muchos nos preguntamos hasta donde trasciende ese estribillo que señala al ONCE CALDAS como “nuestro equipo del alma” y bajo esa premisa no sería descabellada la idea de pintar en un papel la logística para la celebración del homenaje que sería tan sencillo como juntar a todos sus actores: Fútbolistas, directores técnicos, dirigentes, medios de comunicación, entidades gubernamentales, gremios, aficionados, etc, para que, de manera benéfica se organizase el espectáculo, pero, si será que el equipo es nuestro ? o más bien se trata del slogan comercial que utilizan los dueños de una empresa privada llamada ONCE CALDAS S.A. para generar sentimientos indeclinables de amor bajo un masoquismo irrevocable por la camiseta blanca del equipo de nuestra ciudad y que se erige como uno de los íconos de mayor relevancia en el corazón de los caldenses ?

Será más bien que eso de “nuestro” llega a su límite hasta el momento en que el hincha paga por una boleta para acceder a una silla dentro del Estadio o al momento de comprar la camiseta oficial en la tienda deportiva ? Pareciera más bien que el equipo es “nuestro” cuando se requiere el espaldarazo en las taquillas o el patrocinio de la empresa local, pero el equipo es de sus accionistas cuando realizan importantes transacciones con enormes utilidades económicas.

Nosotros los hinchas estamos listos para pagarle la deuda al Campeón de la Vida, estamos expectantes para llenarle el Palogrande y aplaudirlo en un sonoro gesto de gratitud por todas las cosas recibidas.  Llevamos 10 años aguardando pagar una cuenta que en comienzo por cada hincha, representaría el valor de una boleta que en promedio para la época debía estar alrededor de los 15 a 20 mil pesos y cuya meta será llenarlo, generándole al profe unos beneficios cercanos a los 600 millones de pesos mal contados tan sólo en taquilla, ahora bien, han pasado muchos años y estamos ante una deuda que ha generado intereses por mora, pero que reiteramos, estamos maniatados, pagarla no depende de nosotros y eso que el equipo es “nuestro”.

No se nos pasa por la cabeza si será posible que el Once Caldas no esté en capacidad de facilitar el equipo para el partido de homenaje y a beneficio, que respuesta nos podría dar el Alcalde de la Ciudad Jorge Eduardo Rojas, a la pregunta si podría facilitar el Estadio para la realización del homenaje, el Concejo de la Ciudad estaría en capacidad de aprobar en una sesión extra la exoneración de toda clase de impuestos para la celebración del partido ? y acá extendemos la inquietud al Concejal Juan Sebastián Gómez, líder de la más importante barra del equipo como quiera que es timonel de Holocausto Norte : Si el Concejo le aprueba exoneraciones de impuestos a “nuestro equipo del alma” que actúa como una empresa privada o si le aprueba exoneraciones a la temporada taurina, entre otros, porque no habría de hacerlo en una situación tan sensible como esta.

Lo que debemos buscar es juntar a los actores que de manera voluntaria aporten un grano de arena a la realización de la actividad, donde toda la explotación económica  vaya a la recuperación del profe y para ello seleccionar a una entidad benéfica que actúe de garante en la logística y como veedor para que todos los recursos económicos ingresen al campeón de la vida, entre ellos la explotación publicitaria al interior del Estadio, la televisación del partido, en conclusión que ningún actor saque tributo económico, que todo vaya a la causa profe Montoya.

Toquemos las puertas a las fuerzas vivas de la ciudad, seguro los propietarios de Hoteles Estelar o Termales del Otoño estarían honrados de hospedar a los jugadores o a la delegación del equipo visitante que se integre a la actividad y que enfrente al Once Caldas ?, resultará imposible que algún club local o internacional se niegue a visitar Manizales por esta causa benéfica, será tan descabellado dirigirle una invitación al mismo Boca Juniors, a River Plate, a Real Madrid o al Barcelona ?.

El 1 de Julio de 2015 conmemoraremos 11 años de la obtención de la Copa Libertadores de América, que fecha más linda y anecdótica para pagar nuestra deuda, manos a la obra, no prolonguemos más esta zozobra, dicen por ahí que “las deudas son aquellas únicas cosas que nos hacen acordarnos de nuestros amigos”.

Bendiciones para usted profesor Luis Fernando Montoya Soto y gracias por estar vivo, gracias por haber plasmado en nuestros corazones la mayor alegría para los hinchas del Once Caldas, “nuestro equipo del alma”.

Oscar Alberto Vargas López

Comunicador Social

Fidelidad Blanca

fidelidadblanca@gmail.com

Comentar

Comentarios