Por: Cristián Hernández

Foto: Fútbol Red

El ‘blanco’ sentenció su clasificación el pasado sábado, tras golear 0-3 al Cortuluá. Por ello, vale la pena encontrar razones del hecho y de un equipo, que hasta hace poco estaba al borde del fracaso:

  1. TÉCNICO RECURSIVO

A pesar de una nómina reducida, Javier Torrente  ha  logrado potenciar el rendimiento de varios jugadores y recuperar otros, que parecían desaparecidos y poco influyentes.

Hernán Menosse  y Franklin Lucena, fueron sus dos únicas contrataciones para el actual campeonato. Dichos elementos se han consolidado de gran manera, más que todo el uruguayo que demuestra categoría y seguridad en cada jornada.

Luis Carlos Murillo no ha actuado en los últimos dos compromisos, pero es notable ver la mejoría futbolística de este lateral. Fue abucheado en múltiples oportunidades por la afición en semestres anteriores, y hoy, hace parte de la columna vertebral de este Once Caldas.

Parecía que Hárrison Henao ya no era el mismo de aquella época con Juan Carlos Osorio, sin embargo el jugador atraviesa un momento fabuloso. Es el soporte en la zona medular y además ha tenido una mejoría significativa con el balón en los pies.

Marlon Piedrahíta es uno de los grandes méritos de Torrente. Antes era un lateral del montón, ahora es uno de los mejores volantes del país. No sólo ayuda en marca, sino que su aporte en ofensiva ha sido trascendental para el momento del equipo. Ha marcado 4 ‘golazos’ y estos han significado puntos.

Parece que Patricio Pérez volvió a ser el que todos conocimos. Dinámico, líder, influyente y talentoso. Ojalá sus inconvenientes físicos ya sean cosa del pasado.

Los jugadores anteriormente citados es la base fundamental de la campaña. Sin embargo a Torrente también se le podría atribuir la consolidación de Jónathan Lopera, la reciente figuración de Michael Ordóñez, el momento de César Quintero, el regreso de Fredy Salazar y el hecho de volver a poner en la órbita nacional, a un jugador como Johan Arango. MIRA LAS CALIFICACIONES INDIVIDUALES ANTE TULUÁ.

  1. RENDIMIENTO DE VISITANTE

Hablar de 15 puntos de 27 posibles a domicilio, es ostentar un cifra realmente importante. En Colombia un equipo que tenga el 55,6% de rendimiento por fuera de su casa, es de resaltar y valorar como una excelente producción.

Claramente se ha evidenciando durante todo el semestre, que el Once Caldas se siente más cómodo jugando de visita que con su gente. Quizás esto se debe a la presión ejercida por los aficionados y por los planteamientos conservadores de la mayoría de los rivales en Palogrande.

  1. NÚMEROS QUE HABLAN POR SÍ SÓLOS

El ‘blanco-blanco’ celebra actualmente un invicto de 8 juegos en la Liga Águila. De los últimos 13 partidos tan sólo ha perdido 1 — ante Águilas Doradas en Rionegro por la fecha 10–. El equipo ajusta 4 triunfos de forma consecutiva y se ubica en la cuarta posición con 31 puntos de 54 disputados.

El Once ha sido grande entre los grandes. No ha perdido en Liga ante ninguno de los rivales tradicionales y con historia en Colombia: Empató con Medellín, Millonarios, Junior y Tolima. Venció a Santa Fé y Nacional.

  1. SEGURIDAD DEFENSIVA

El Once Caldas acumula 3 partidos sin recibir gol. En los recientes 8 compromisos, tan sólo ha encajado 2 anotaciones, lo que a las claras muestra un comportamiento defensivo notable.

El ‘blanco’ tiene la cuarta valla menos vencida del campeonato con 12 tantos recibidos, después de Nacional (5), Alianza Petrolera (11) y Tolima (11).

El fortalecimiento táctico que ha dado el cuerpo técnico es realmente significativo. Los jugadores tienen claro sus roles  y se reparten bien los espacios. La defensa es bien comandada por José Fernando Cuadrado o Juan Carlos Henao, guardametas que cuando la defensa falla, siempre están atentos ante cualquier eventualidad

  1. CAPACIDAD DE RESILIENCIA

Término usado en algún momento por el técnico Juan Carlos Osorio. Significa la capacidad que tiene un ser humano de superar situaciones traumáticas.

Dichas circunstancias se han presentado en varios momentos del campeonato: Como olvidar aquellas reprochables expulsiones y eternas sanciones de Hernán Menosse y Javier Torrente, ocurridas ante el Atlético Junior por la fecha 2. El equipo se levantó y continuó.

Después de perder ante Patriotas por la quinta fecha y empatar con Jaguares en la sexta, ambos en condición local, la situación no podía ser peor. El equipo se ubicaba en el penúltimo lugar y la opinión pública arremetió en señalamientos, con justa razón. Sin embargo, el ‘blanco’ nuevamente despertó y en las fechas siguientes ganó tres partidos consecutivos (Chicó, Nacional y Santa Fé).

Allí no acabarían los difíciles momentos. Cuando el panorama estaba más claro y el equipo empezaba a consolidarse en los ocho, llegaban dos partidos consecutivos en casa que debía ganar para ratificarse, Tolima y Envigado. Sin embargo, el equipo tan sólo pudo conseguir un par de igualdades, frente a equipos que llegaron a Palogrande con sus nóminas disminuidas por diferentes razones. No obstante, el ‘blanco’ fue a Techo y venció a la Equidad.

Faltaba el golpe más bajo, eliminación de la Copa Águila a manos de Independiente Santa Fé. Fue una serie donde el Once Caldas fue muy superior a su rival en gran parte de la misma, pero 20 minutos de desconcentración en Bogotá, dieron al traste con lo planificado. El equipo quedó muy sentido desde lo anímico por ese hecho. A pesar de ello, el ‘albo’ se levantó entre la penumbra como Lázaro y ya lleva 3 triunfos en línea desde aquél día (Cúcuta, Águilas y Cortuluá).

  1. ASPECTO MENTAL

Por último, vale la pena destacar la fortaleza mental del equipo. No hay certeza si la gestión del despedido psicólogo tuvo su efecto o fue el mismo cuerpo técnico quien les cambió la mentalidad a muchos de los futbolistas. Lo cierto es que el ímpetu con que juega el ‘blanco’ es cada vez más llamativo.

El técnico Torrente hace un gran trabajo en lo deportivo durante la semana, pero si esto no va de la mano con el aspecto psicológico, es difícil que dé los frutos.

Esperamos que se siga recogiendo la cosecha de lo sembrado y el equipo continúe demostrando el hambre de gloria, esa capacidad de resiliencia y el mencionado fortalecimiento mental, de cara a lo que se viene. LAS FINALES

POSDATA: No se pretende justificar con todo lo expuesto anteriormente, la falta de nómina y lo limitada de la misma. Es menester de los directivos ofrecer un mejor producto de cara a próximas temporadas, la historia del club así lo exige.  Por ahora disfrutemos el momento….

Lee También: [Opinión] Calificaciones uno a uno, Cortuluá 0-3 Once Caldas
Categórico: Once Caldas goleó a Cortuluá en casa y clasificó al ‘play off’

Con dos manizaleños en cancha, Once Caldas va por la clasificación a Tuluá

Johan Arango no viajó con el Once Caldas a Tuluá 
Publicidad
Publicidad

No olvides descargar nuestra App para Android y lleva tu pasión a todos lados.

              
Síguenos en nuestras redes sociales:
Facebook Casa Blanca OC
Twitter Casa Blanca OC
Instagram Casa Blanca OC

Comentar

Comentarios